sábado, 16 de julio de 2011

TEA-BAG. HENNING MANKELL




Durante el año pasado leí toda la serie Wallander de Mankell. Es un tipo de novela policíaca entretenida, bien estructurada y con argumentos atractivos, sobre todo para una lectora como yo, ávida en esos momentos de una literatura que simplemente me distrajera e hiciera que mi capacidad de concentración estuviera entrenada. En otra ocasión comentaré esta serie.

Heinning  Mankell es un activista sueco de izquierdas, implicado en las circunstancias especiales del tercer mundo, concretamente de África.” Europa también necesita a África” son palabras de él. Reparte su vida entre Suecia y Mozambique donde dirige el teatro Nacional  Avenida de Maputo.

 Tea-bag pertenece a las novelas de su “serie africana” junto con:”Comedia africana”,”Moriré, pero mi memoria sobrevivirá” y “El ojo del leopardo”

 Luchamos por tener unas condiciones de vida mejores para nosotros y nuestra familia, nos esforzamos en conseguir un entorno agradable y con el mayor número de comodidades que  podamos obtener. Partimos de una situación determinada, hemos nacido en un país en que las condiciones primarias de vida las tenemos prácticamente consolidadas y cubiertas.

En contraposición una gran parte de la humanidad vive, sobrevive, en condiciones lamentables y es lícito que intenten por todos los medios llegar a un lugar que consideran puede suplir lo que no poseen; Europa o Estados Unidos, depende del continente en que nos situemos.

Jesper Humlin es poeta; escribe un libro al año de 40 poemas que publica siempre el mismo día, el del cumpleaños de su madre. Tiene una vida cómoda, vacía, que pasa entre los conflictos con su pareja (Andrea), su madre (peculiar hasta extremos insospechados), su editor y su agente de bolsa. Se encuentra en un momento “difícil” como creador y como hombre. Su editor le exige que escriba una novela policíaca y su pareja quiere tener un hijo; rechaza la propuesta del editor tajantemente y no está convencido de querer ser padre.

Tea-bag, Tanja, Leyla, Irina, Inez…  letras unidas formando palabras que sugieren nombres inexistentes, variables. Son mujeres inmigrantes sin nombre ni origen que llegan a Suecia y engañan, fingen, mienten, roban…todo para permanecer allí; cada una lleva a su espalda una historia ¿real o inventada? Qué más da.

Jesper las conoce en una lectura pública de sus poemas en un local peculiar y desde ese momento se desencadena el interés por sus vidas.

Es una relación de incomprensión, son mundos que jamás se cruzan, no se entienden ni comprenden, pero a base de intentar encajar como las piezas de un puzle complejo, acaban compenetrándose.

Sus miedos son tan diferentes... ellas tienen un miedo atávico, ancestral que surge del interior de generaciones, él de que se diluya su bronceado, de que bajen sus acciones, de la crítica, de sus enfermedades posibles e imaginarias…

Es una novela llena, repleta de ideas emociones y sentimientos pero sobre todo de una rabia contenida que se descarga incesantemente hasta el final.

Hay para todos y para todo; para removernos en nuestros cómodos asientos y hacernos sentir incómodos .Desde el mundo editorial vendido a la rentabilidad y sordo a las voluntades creativas, pasando por el sistema económico generador de miseria hasta la insolidaridad y el cinismo de un sistema social ciego y sordo al sufrimiento de las personas que las condena a la invisibilidad, la ignorancia y el desprecio.

Acabo con una frase del libro: “Vivimos en la gran época de los botes de remos”






1 comentarios:

Laura Frost dijo...

Muy bueno, Carmen. Tomo nota de este autor, a mi también me pasa que en ocasiones necesito de esas lecturas sin pretensiones a priori que resultan tener un fondo contundente. Tu texto me recuerda a la pirámide de Maslow... en fin, deformaciones profesionales.
Un beso cariño.... me encanta!!!

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.