jueves, 5 de septiembre de 2013

REPARTO.


REPARTO.

Nunca olvidaré el verano en que mis padres se separaron de “mutuo acuerdo”.

Discutieron por muchas cosas, de algunas no había oído hablar en mi vida, pero lo peor fue a la hora de repartir los libros.

La idea de dividirlos en dos lotes iguales, sin mirar títulos o autores, era impensable para ellos.

Decidieron “escoger” y empezó mi madre. Me pareció que elegía no los preferidos de ella, sino los de mi padre. Y se armó la mundial.

Una noche cuando pensaban que yo estaba dormido escuché gritar a mi padre:

—¡Vale, te llevas las obras completas de Zweig, pero también “al niño de las narices”¡

CARMEN FABRE.


6 comentarios:

Aldonza Laugh dijo...

Se dice que un libro es como un hijo. Aquí se demuestra literalmente. Como siempre, Carmen, tu imaginación al poder. Abrazo.

Mayca dijo...

Triste pero real :-( besotes

JESUS ANGEL RODRIGUEZ dijo...

Dos veces bueno, buenísimo microrelato, Carmen. La mera idea de detenerte en el reparto de la biblioteca como correlato importante de la separación, ya seduce. Si hay un paraíso y el tuyo sería una biblioteca, su reparto no podría ser nunca cuestión baladí; se trata de perder parte del paraíso, ¡perder parte del paraíso! Ingeniosamente, recurres a la mala leche para empezar a hacernos sonreir, y héte aquí que la madre comienza a elegir precisamente los libros preferidos de él (los caracteres serían incompatibles pero los gustos se dirían idénticos), como si la venganza fuese sólo un plato que se sirve frío. Se equivocaba; para él la venganza era un postre helado: Paraíso roto y niño entero para ella (¡qué salomónico!). Él es el que ríe el último con todos nosotros. Aldonza, muy observadora, no ha tardado en dar con la moraleja. El libro como hijo, la biblioteca como paraíso, el paraíso perdido como infancia, la mala leche de la lactante, el niño de las narices, coman o no los padres perdices… ¡Qué sembrá has estao! Un abrazo, Carmen.

Rosa del Aire dijo...

Yo también habría elegido a Stephen Zweig y al niño de las narices, todos tenemos algún moco guardado.
Un abrazo

Manuel dijo...

¡Ya ves!: todo entra en los repartos.

Muy buen relato, Carmen. Como siempre diciendo tanto con tan pocas palabras.

Un beso.

Mcarmen Fabre dijo...

Muchas gracias Aldonza, Mayca,Jesús Ángel,Rosa y Manuel. He estado fuera , en Italia, hasta el domingo y no he podido contestaros. Cada comentario me dice algo nuevo, sois estupendos.

UN beso grande.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.