viernes, 14 de marzo de 2014

CATALINA.






CATALINA.

 Catalina no estaba en su mejor momento, de hecho este  viaje era  de las últimas fases del proceso  para olvidar a Juan.

Por ahora el método que le habían recomendado iba bien. Realizaba los pasos con meticulosidad y lo estaba consiguiendo.

 Puso en la bandeja de plástico el reloj, los pendientes, el cinturón y el bolso.

Pasó por debajo del arco detector de metales y pitó.

—Por favor, descálcese y ponga las botas en la cinta—dijo secamente la policía.

Tiró las botas de mala manera  y volvió a intentarlo.

Nada, seguía pitando y encendiéndose la luz roja.

Se desprendió de todo lo que podría hacer saltar la alarma pero fue inútil.


Blindar un corazón es lo que tiene.

CARMEN FABRE.

13 comentarios:

JOSEP Mª Panades dijo...

Mal asunto porque, a diferencia de cualquier complemento de vestir, el corazón no puede reemplazarse ni ponerlo en una bandeja para ser objeto de escrutinio ajeno. Me compadezco de las Catalinas y "Catalinos" de este mundo. Un microrrelato simplemente brillante.
Un abrazo.

©Laura Caro dijo...

No puedo leerte todo lo que quisiera; pero siempre que lo hago me quedo maravillada.
Un micro fantástico, Carmen.

Un abrazo enorme.

PD: Ahora ya sé por qué pito en los aeropuertos

Mcarmen Fabre dijo...

Muchísimas gracias Josep. Siempre eres muy amable.

Besos

Mcarmen Fabre dijo...

Agradezco tu visita sea cuando sea, Laura.

Muchos besos.

Lola Álvarez Feito dijo...

Me ha encantado Carmen. Un beso!

Rosa del Aire dijo...

Blindar un corazón es tan difícil como ponerlo en una bandeja.
Gracias por compartirlo. Un abrazo

Ana Galán dijo...

Buenísima idea Carmen. Por mucho que blindemos el corazón siempre se escapan radiaciones, así que también se encendería la luz roja en los detectores de ondas.
Un beso.

Emilio Porta dijo...

Es un espléndido relato, Carmen. Original y bien escrito. Y eso, en estos tiempos - aunar las dos cosas - no es tan fácil. Y bueno, esta nueva forma de tu blog... es muy atractiva... pero para mí era más fácil para leer los textos directamente la anterior. Todo lo que sean pasos intemedios... bueno, qué bien :-) Aunque yo, al lado de la foto, en el panel de entrada, pondría, al menos, el título del relato.

Emilio Porta dijo...

Bueno... es que me gusta más pinchar en el título que en un numerito :-) Por otro lado la columna de la derecha con los enlaces a los blogs de los amigos está estupenda...:-) Resumiendo: si al lado de la foto, cuando entras al blog, se pone el título del relato yo creo que se habrá ganado en el cambio. Un beso.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias Lola.

Un beso grande.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias a ti por leer, Rosa.

Muchos besos.

Mcarmen Fabre dijo...

Me alegro de que te guste la idea, Ana.

Muchas gracias por tu visita.

Besos¡¡

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias, EMilio.

Siempre pendiente de los compañeros.

Tendrá en cuenta lo que me dices.

Besos.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.