lunes, 7 de abril de 2014

OBSESIÓN.


OBSESIÓN.

Cada día, al filo de la medianoche, abría el libro por la página marcada y buscaba exactamente la frase, la palabra justa en la que abandonó la lectura el día anterior, no quería perderse nada, ni un solo matiz.

Devoraba las páginas.

 Al ir avanzando en el argumento las manos le sudaban y el corazón se alteraba con las diferentes fases de la trama, cada una más sorprendente y desconcertante que la anterior. El libro estaba amalgamado en él, no recordaba cómo había sucedido pero era así y nunca antes le ocurrió con otro, éste era especial.

Era magnífico, tenía todo lo que se podía pedir a una historia criminal con tintes psicológicos.

Los personajes estaban perfectamente dibujados, perfilados hasta en su más mínimo detalle físico y mental. Parecía como si pudieran  salir, saltar de las páginas en cualquier momento y volverse tridimensionales ante él. Hubo noches en las que los vio en  sueños hablándole, conminándole a descubrir cúal de ellos era el asesino, el causante de los crímenes, el responsable de que toda su vida se centrase en un libro, en una historia. Cada uno culpaba a otro y exponía sus razones de un modo inteligente, incluso se establecían alianzas entre ellos para desviar su atención con una explicación farragosa de argumentos que resonaban en su cabeza al despertar.

Todos tenían algo que decir para confundirle.

Cuando el policía encargado del caso parecía cercar al culpable siempre aparecía algo que desmontaba la resolución. Era agotador y terriblemente adictivo.

 Al despertar, bañado en sudor, resonaban las palabras dichas por los personajes en sus oídos hasta bien entrada la mañana. Interferían en su trabajo, no se concentraba.

Su obsesión iba en aumento exponencial, al igual que su angustia. Deseaba acabar el libro.

Una noche, hacia las doce, sucedió algo.

Ya creía saber quién era el asesino y cómo había logrado realizar los crímenes, estaba seguro, faltaban muy pocas páginas para confirmar su deducción.  Dio la vuelta a la hoja y… en blanco, estaba en blanco; pasó la siguiente y lo mismo y la otra, y la otra… todas estaban en blanco.

No podía ser ¿Cómo iba a comprobar su conclusión? Los nervios le destrozaban materialmente, dio vueltas por la habitación, volvió  a abrir el libro varias veces pero nada, en blanco. Cuando logró conciliar el sueño los personajes, convertidos en fantasmas se  amotinaban en sus pesadillas apremiándole con palabras y palabras a que descubriera, entre ellos, al asesino.

A partir de ese día las voces retumbaban cada vez con más insistencia en su cerebro, sin darle descanso. Andaba por las calles con la sensación de que le perseguían; las personas con las que se cruzaban incluso algunos compañeros de trabajo, que ayer eran amigos, parecían tener el perfil del criminal. Un peligro indefinido le acechaba en cada lugar, en todo momento. Los fantasmas de los personajes de la novela  se le aparecían, no dejaban de hablar, de susurrar o gritar en su cabeza. Se burlaban de él riendo sarcásticamente y provocándole de modo incesante. En el metro se sentaban a su alrededor y en el trabajo tomaban el aspecto de Angelines o de Miguel, eran ellos metidos en su cuerpo, lo sabía por las malditas palabras que no dejaban de martillear sus sienes en cuanto abrían la boca.

Decidió ir al psiquiatra, en las sesiones de terapia los personajes le seguían acompañando, acosando,  sentados a su lado unos y detrás del médico otros, e irremediablemente le incitaban, con su cháchara continua, a que descubriera quién era el asesino, retándole cada vez con más insistencia.

No podía seguir así.

Una noche, atiborrado de ansiolíticos,  decidió  terminar con todo. Se sentó en su escritorio y, despacio,  terminó la historia. Escribió el nombre del asesino, al acabar de teclear en el ordenador miró sus manos, estaban manchadas  de sangre.

CARMEN FABRE.
















8 comentarios:

JOSEP Mª Panades dijo...

Qué intrigante! Me ha mantenido en tensión durante todo el relato. Muy bueno.
Un saludo.

Mcarmen Fabre dijo...

Esa era la intención, Josep.

Un abrazo y, como siempre, gracias.

Rosa dijo...

Me ha encantado, no podía dejar de leerlo hasta descubrir al asesino, igual que tu protagonista... menos mal que al mirarme las manos estaban limpias. Uf! que tranquilidad (jajaja!). Genial Carmen, siempre genial. Un abrazo

Rosa del Aire dijo...

Pasito a pasito seguía las huellas del protagonista y de pronto.., me he mirado las manos, no, de momento las tengo limpias.
Un abrazo, genia.

Ana Montojo dijo...

Estupendo relato, Car,em. ¡Cómo dominas el género!

Mcarmen Fabre dijo...

Rosa muchas gracias, ya te echaba yo de menos.

Un beso grande.

Mcarmen Fabre dijo...

Otra Rosa especial..

Gracias a ti, preciosa.

Besos

Mcarmen Fabre dijo...

Muchas gracias, Ana.

Un lujo de comentario, viniendo de quien viene

Te veo el viernes.

Besos.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.