domingo, 29 de noviembre de 2015

CONMISERACIÓN.

 CONMISERACIÓN

La  vecina  del bajo C siempre me criticaba por  no tener trabajo;  decía que era  un inútil, un mantenido por la  madre, como tantos, un vago. Su cara de desprecio y conmiseración era la tónica habitual cuando nos cruzábamos en el portal o la escalera. Pero estaba equivocada.

 Hoy he conseguido un trabajo, un buen trabajo, y va a tener la suerte de comprobarlo la primera.


 Ser un sicario tiene sus ventajas.

CARMEN FABRE.

4 comentarios:

Esther Planelles dijo...

<>. La desesperación es caldo de cultivo para la miseria.
Excelente exposición de los hechos.
Un abrazo.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias, Esther. Como siempre, pendiente .
Un beso.

Emilio Porta dijo...

Un micro original que demuestra una gran imaginación e inteligencia por parte de la autora. Aparte de un extraordinario sentido del humor. En fin, ya sabes lo que pienso de ti como escritora :-) Tienes relatos cortos y micros que conforman una trayectoria cada vez más sólida y mejor. No es extraño que hayas ganado tantas veces los concursos semanales de Netwriters.

Mcarmen Fabre dijo...

Muchas gracias, Ana.
Besos grandes.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.