viernes, 4 de noviembre de 2011

ENTREGA


Iniciar la aventura de tu piel,
explorar su latir desenfrenado.

Seguir en mi despiste permanente
anclada a tu corazón.

Columpiarme en las ramas del amor
Revivir los momentos que el tiempo detuvo

Y entregarme.

CARMEN FABRE


10 comentarios:

Magras dijo...

De pequeño no quería crecer porque veía en los mayores seriedad y aburrimiento. Preferían leer periódicos cargados de letras o ver unas noticias que sólo llamaban mi atención cuando veía hombres armados (que era casi siempre) aunque mi percepción sólo era que aquellos señores armados sí que sabían divertirse como hacía con los amigos.

Me hice mayor, un día guardé mis juguetes para siempre, cogí el periódico, lamenté los males que castigan el mundo desarmado y entre tanta sombra volví a sonreir porque yo también me columpiaba en los brazos de Lena. Todavía busco la forma de detener el tiempo, pero como tú, y por pequeño que sea, derivo a un segundo una sonrisa y siento, por un momento, que no se está tan mal cuando haciéndose mayor...

Besos Carmen

Frida dijo...

Me gusta de vez en cuando teclear en el diccionario de la RAE palabras de uso cotidiano para observar sus casi siempre numerosas acepciones. Al leer este texto tuyo, fantástico, no me he resistido a teclear ese verbo aparentemente común, soso y aburrido que es "entregar". Es curioso cuán distinto puede ser según el contexto a pesar de que se trata de la misma acción, y es que uno puede entregar un paquete y su propia alma. Fíjate qué interesantes estos significados entre otros muchos que tiene:

- Ponerse en manos de alguien, sometiéndose a su dirección o arbitrio.
- Darse a vicios y pasiones.

Resumiendo, es un texto verdaderamente chulo. Espero no haberte aburrido. Me has pillado con la verborrea subida. Besos, guapetona.

CARMEN dijo...

Magras, tu comentario me ha hecho recordar mi infancia,mucho más alejada que la tuya pero para determinadas conductas no hay tiempos...solo cambian las cosas que nos rodean.
Gracias, y ese columpio sigue en los parques del corazón..solo espera una mano que lo balancee que lo meza.

Bienvenido a mi casa.

CARMEN dijo...

Frida, nunca me aburres , sería imposible.

Sí el diccionario nos da la riqueza del lenguaje, los matices necesarios para expresarnos .

En este texto escrito con el corazón guiando la mano de súbito, entregarme es una expresión de amor,de donación compartida de mi alma...nunca de sometimiento..

Aunque la segunda acepción me gusta, eso de los vicios y pasiones siempre es atractivo y atrayente..

Gracias , amiga¡¡

Rosa dijo...

Me ha gustado mucho ese primer verso "iniciar la aventura de tu piel" y también ese "seguir en mi despiste permanente anclada...".

Un poema muy sugerente. No dejo de admirar esa capacidad tuya de ir hacia donde deseas y poner en ello no solo sentimiento sino fuerza.

Un besito mi querida Carmen

Mari Carmen Azkona dijo...

“ iniciar la aventura en tu piel “

Carmen, esta frese es un inicio perfecto para lo que viene después, engancha, atrapa...

Hay siempre una sensualidad en tus textos que me fascina.

Besos y un fuerte abrazo.

Manuel dijo...

En clave poética o de ciencia: eres genial, Carmen.

Un beso.

CARMEN dijo...

ROSA, MUCHAS GRACIAS.

Me encanta sugerir.. es mucho más atrayente..¿a qué sí??

Besos¡¡

CARMEN dijo...

Un abrazo,Atxia.
Gracias, es siempre un elogio lo que recibo de ti.Y lo valoro mucho.Me animas constantemente.

Besos.

CARMEN dijo...

Manuel, no sé qué decirte solo...Gracias, compañero.

Un abrazo¡¡

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.