viernes, 2 de marzo de 2012

IDENTIDAD

Sin ella se sentía desnuda. Como si le hubiesen quitado de golpe aquello que le hacía única, diferente a todas las demás.

Ya no habría más mañanas, ni añoranzas, ni, desde luego, cariño. Las niñas no jugarían con muñecas, el otoño desaparecería de las estaciones y los ruiseñores no cantarían en las ramas del castaño. Pero  lo más terrible, es que  los soñadores se quedarían sin  sueños.

Cansada de buscarla, se paró ante el escaparate de una librería, entró en ella. Un diccionario le hizo un gesto de complicidad y abrió sus páginas. Curiosa, se metió en él y allí recuperó su tilde y con ella, su dignidad de “eñe”.

CARMEN FABRE

3 comentarios:

Carmen Marina Rodríguez Santana dijo...

Buenísimo, Carmen. ¡Con la de personas que han luchado por su propia identidad! No podía ser menos nuestra ñ española.
Me gusta lo que escribes.
Un abrazo.
Carmen Marina

Mila dijo...

¡Qué bueno,Carmen! Ingenioso y original.

Un beso,

Mila

Mari Carmen Azkona dijo...

Qué ganas tenía de recuperar un poco de tiempo para poder dedicarme a leeros, cuánto me he perdido...Pero he llegado en un buen momento, con este micro que me encanta.

Original, bien escrito...Qué buena campaña para nuestra Ñ. No sólo no ha perdido su dignidad sino que, con este texto, se siente contenta y muy orgullosa.

Besos y un fuerte abrazo.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.