sábado, 9 de marzo de 2013

NIÑO.



NIÑO.

 Pinocho y  Geppetto fueron acusados de brujería.  Se decía que el niño era una marioneta, un títere manejado por su padre. Les detuvieron y comenzó el juicio.

Afirmaban que Pinocho tenía la cabeza llena de serrín, que su corazón estaba astillado, que por sus venas circulaba resina y que las termitas habían carcomido su alma.

 En el último momento, cuando el juez iba a dictar la sentencia, un pájaro carpintero entro en la sala, picó  a Pinocho y comenzó a sangrar.

CARMEN FABRE

15 comentarios:

Emilio Porta dijo...

Si tuviera que elegir los mejores microrrelatos ( y ya van más de mil publicados) de toda la Historia de Gigantes de Liliput sin duda éste estaría entre los elegidos. Para mi se disputaría el primer puesto con una decena de ellos. Yo creo que es un relato que merece abrir o cerrar un libro. Espléndido. Ya lo he manifestado es su momento. Este Pinocho es de lo mejor que has escrito. Y has escrito tantos relatos magníficos, Carmen... Lugar de honor. Absoluto lugar de honor.

©Laura Caro dijo...

A mí también me cautivó este relato.
Lo comparto en las redes, con tu permiso.
Eres buena, Carmen, muy buena.

Un abrazo grandote.

astaghfirullah dijo...

qué historia más linda carmen, creía estar leyendo a oscar wilde cuando levanté mis ojos de la pantalla, no tiene desperdicio..cada palabra, cada signo de puntuación. Todo responde al alma con que dotaste a pinocho.

Mari Carmen Azkona dijo...

Ratifico cada una de las palabras de Emilio, es de lo mejor que se ha escrito en Gigantes. Y no solo por la belleza del texto, que lo es, sino por ese fondo tan real y doloroso para quienes lo sufren: el rechazo hacia los que algunos tildan de “extraños”, “distintos”… GRACIAS

Besos y abrazos.

Mcarmen Fabre dijo...

Emilio sigo diciendo que eres el empuje personificado. Gracias, de corazón.

Un beso grande después de tantas emociones.

Mcarmen Fabre dijo...

Laura es un honor que lo difundas y.. gracias. Un beso enorme.

Mcarmen Fabre dijo...

Astag( te llamaré así porque tu nombre completo se me olvida ;)) menudo honor que me has hecho.. Oscar Wilde.. nada menos. Un abrazo, amigo/a.

Mcarmen Fabre dijo...

Mari Carmen, lo has entendido perfectamente, es así y lo sabemos.. pero sigo en ello..

Besos , dulzura.

Frida dijo...

Tenías ganas de que publicaras aquí este micro. Me encantó cuando lo leí en Gigantes. Es una pena que no hay podido incluirse en "Ese otro tiempo" de papel, pero habrá otras oportunidades para él, eso seguro.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias Frida. Me gustó muchísimo verte por allí, sé el esfuerzo que supone ( verte por la presentación del libro) Un abrazo y gracias por tu visita, amiga. Un beso

Maruja dijo...

Muy bueno!!!este relato. Un beso.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias Maruja,un abrazo y bienvenida¡

Manuel dijo...

Impresionante, como siempre, Mª Carmen, pero esta vez, un poco más... si es posible.

Felicidades.

Mila Aumente dijo...

Es precioso, Carmen. Me gusta muchísimo.

Un besito.

Mcarmen Fabre dijo...

Me ha llegado al correo asociado al blog un comentario precioso de Jesús Ángel Rodriguez pero no sé por qué no me aparece en el escritorio y no lo puedo publicar. De cualquier manera muchas gracias, Jesús Ángel.

Un abrazo.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.