miércoles, 24 de abril de 2013

PARADOJA DEL BESO.


PARADOJA DEL BESO.

 Por más que se esforzara nunca podría besarla ya que, para que sus labios se rozasen debían recorrer la mitad del camino hasta ellos, y previamente la mitad de esa mitad y así hasta el infinito…, además el movimiento que le acercaría hacia ella era solo apariencia.

CARMEN FABRE.


4 comentarios:

Laura Frost dijo...

Jo, Carmen, ¡qué micro más bueno!, te felicito, cariño.

Vichoff dijo...

Me encanta esta recreación de la paradoja de Aquiles y la tortuga.
(Lo que son capaces de inventar algunos para no acercarse, ¿no?)
:-)
Grande eres, Carmen.
Un abrazo.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias Laura, un beso¡¡

Mcarmen Fabre dijo...

Pues sí, excusas para todo, ya sabes... ;)

Besos Fefa.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.