lunes, 23 de junio de 2014

ATRAPADO.


ATRAPADO.

Antes de dormir a Juan le gustaba hacer sombras chinescas en la pared de su habitación.

Una noche, mientras hacía una mariposa, le pareció que uno de sus dedos se había movido sin su permiso. Observó la sombra de su mano durante un cierto tiempo realizando diversas figuras y no pasó nada.

Seguro que su imaginación le había gastado una mala pasada.

Se cansó de jugar  y decidió intentar dormir pero antes quiso acariciar con sus dedos la sombra que proyectaban. Al instante notó que la sombra  apretaba fuertemente su mano y tiraba de él.

Desde la más profunda oscuridad su propia sombra le había cogido y arrastrado con intensidad hacia la pared, introduciéndole en el mundo de las sombras…

CARMEN FABRE.


2 comentarios:

Vichoff dijo...

Qué bueno, reina. No lo parece pero es un relato de mucho miedo.
Tengo que ponerle alguna pega así que te la contaré la próxima vez que nos veamos.
Un abrazo enorme, preciosa.

Mcarmen Fabre dijo...

Perdona que haya tardado en responderte, Vichoff. Se me pasó.
Ya me comentarás porque siempre lo haces acertadamente, reina.

BeSO

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.