viernes, 4 de julio de 2014

PESADILLA.

PESADILLA.

He amanecido en las   situaciones   más  diversas:   sola, con alguien conocido o no, con resaca o sin ella, sudando o con frío… Pero lo que me ha pasado hoy es totalmente nuevo. Al despertarme creía en dios firmemente, con una fe inquebrantable.

Voy a la cocina, me tomo una copa y vuelvo a la cama pidiendo encarecidamente a Dios que, cuando me despierte, recupere mi condición de atea.

C.F.


                     

11 comentarios:

Vichoff dijo...

Qué bueno, Carmen, qué bueno.
Un beso, reina de picas.

Mila Aumente dijo...

Tengo una duda (bueno, tengo muchas, jajaja), ¿que es mejor para la salud, ser ateo o creer en Dios? Me gusta el relato, invita a pensar. Un besito.

Ángeles Fernangómez dijo...

Si, este lo recuerdo bien. Es buenísimo.

Mcarmen Fabre dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mcarmen Fabre dijo...

Muchísimas gracias, querida reina de corazones.

Beso

Mcarmen Fabre dijo...

Dudas, dudas... la eterna situación, Mila.

Un beso y gracias.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias Ángeles, me alegra mucho que lo recuerdes porque ya hace tiempo que lo leí.

Un besazo

Rosa dijo...

Yo también lo recuerdo, pero cada vez que lo leo me gusta más. Un placer leerte siempre Carmen, y en esta ocasión, como te echo de menos, aún más. Un abrazo

JOSEP Mª Panades dijo...

Muy buena esa contradicción, por otra parte muy abundante, creo yo, del que reza sintiéndose o queriendo ser ateo. Por eso yo me quedo en el papel más cómodo del agnóstico.
Un abrazo.

Mcarmen Fabre dijo...

Muchas gracias Rosa( yo tb te echo de menos..) y Josep, sois muy amables.

Un abrazo.

Juan Ignacio dijo...

Eso ha sido que quien se ha quedado dormido ha sido el Diablo; pero no te preocupes, no volverá a pasar.

Saludos.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.