jueves, 30 de octubre de 2014

90-60-90



90-60-90.

Ya nadie la ignoraría por su aspecto físico. No pasaría desapercibida nunca más.

Mari Sol salió de la clínica de Estética con la alegría reflejada en una sonrisa perfecta que acompañaba a un cuerpo estupendo obtenido después  de unos cuantos retoques.

Conseguiría el puesto de trabajo que se merecía, ya tenía lo único que le faltaba un cuerpo y cara magníficos.

Estaba feliz.

La simple observación del estupor de sus compañeros y superiores hizo que merecieran la pena el precio pagado y las molestias físicas por las que había pasado.

Su jefe quiso sacar partido a su nuevo aspecto y la nombró jefe de ventas. Acudió a la primera reunión con los clientes más importantes de la empresa llevando todo preparado: gráficos, cifras, presupuestos, proyectos…, pero solo percibió miradas a su escote y asentimientos automáticos.


Otra vez, como antes, se sintió ninguneada por su aspecto.

CARMEN FABRE.

4 comentarios:

Vichoff dijo...

Lo recordaba, reina de picas. Sigue tan bueno como cuando lo leí por primera vez.
Besos, preciosa.

Rosa del Aire dijo...

Magnífico, ¿tántos retoques, para qué? La inteligencia es muy difícil de ver.
Un abrazo.

Mcarmen Fabre dijo...

Sí, Fefa. Lo he retocado un poco pero ya lo conocías. Ahora estoy revisando los que no había publicado. Dentro de nada retomaremos¡¡¡

Besos y gracias, como siempre.

Mcarmen Fabre dijo...

Efectivamente, Rosita...

Muchos besos y más gracias por venir¡¡

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.