jueves, 22 de enero de 2015

ELIMINAR-DELETE.


Te bloqueé en facebook, borré tu teléfono de la agenda del móvil, eliminé el enlace de tu blog en el mío, quité tu mail de la lista de contactos,  marqué tus correos como spam, suprimí tus fotos de la tarjeta gráfica y de imágenes en mi ordenador… creí haberte arrancado de mi vida y lo hice durante un tiempo.


Pero hoy, en el coche, he puesto la radio y una canción ha dibujado con sus notas tu imagen. Has aparecido con la intensidad de la memoria escondida y sé que todo es inútil. Seguirás estando conmigo, siempre.

CARMEN FABRE

19 comentarios:

Emilio Porta dijo...

Ganaste en Netwriters, con este relato, la semana anterior, el concurso semanal de microrrelatos de Gigantes de Liliput. Con abismal ventaja de puntos sobre los otros relatos.
Y es que DELETE es...bueno de solemnidad. Bueno, bueno, bueno. Muy bueno.

Mila Aumente dijo...

Y es que lo fantasmas aparecen en el momento más inesperado... ¡¡Si lo sabré yo!!

Muy bueno, Carmen. Un beso.

Rosa dijo...

Ya no sé qué decirte Carmen, porque como cada relato que cuelgas me parece bueno, siento que no me vas a creer, pero no me resisto. ¡Que bueno!.

Un abrazo cielo

Manuel dijo...

O lo que es lo mismo, querida Carmen: "aprende que nada acaba, si antes no acaba dentro de tí".

Esto es así. No se si bueno o malo, pero lo es.

CARMEN dijo...

Emilio fue una semana muy especial para mí, por varias razones y, si en otras ocasiones ganar me produjo una gran alegría, esa más...gracias y un abrazo¡

CARMEN dijo...

Efectivamente,Mila, no sirve de casi nada intentar evitarlos.. es bastante inútil.

Besos¡¡

CARMEN dijo...

Rosa, tú siempre tan atenta y tan generosa. Gracias, amiga.

CARMEN dijo...

Cuánta razón tiene esa cita, Manuel.

Un gran abrazo y gracias, siempre.

Victoriana Díaz dijo...

Me he encontrado con su bonito blog y me he tomado la libertad de entrar.
Sinceramente me ha ecantado. En él se derrochan sentimientos. Mi enhorabuena por su premio.
Es un relato breve que aflora nostalgia y emociones.
El pasado choca a veces con la realidad y vuelven a renacer los recuerdos.
Un abrazo.

CARMEN dijo...

Muchas gracias Victoriana, me hace mucha ilusión tu comentario. Bienvenida a mi "casa" ven cuando quieras.

Un abrazo desde Madrid.

Laura Olalla dijo...

He leído tu carta anónima, la de la respuesta en el rostro, esa que anida en los ojos, esa que abre sonrisas, la que perfuma las manos con sólo tocarla... y me he parado a pensar...Si se tomó tantas molestias entonces...
Será que hoy lo merezco.
Un abrazo fuerte, y Felicidades... amiga Carmen

CARMEN dijo...

Laura muchas gracias por tu comentario, es realmente precioso.

Un beso y abrazo. Ven cuando quieras.

Mcarmen Fabre dijo...

Lo he cambiado un poco, estoy en fase de revisión...

JOSEP Mª Panades dijo...

Los recuerdos, por mucho que lo intentemos, no se pueden borrar, especialmente si quien o lo que nos los evocan ha dejado huella en nuestra alma.
Un abrazo.

María Luisa García-Ochoa dijo...

Nuy bueno, es como cuando intentas dejar de fumar pero no te lo crees.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias Josep, así es.

Un beso grande.

Mcarmen Fabre dijo...

Muchas gracias, Luisa. Dejar de fumar, dejar de pensar...

Besos.

Emilio Porta dijo...

Lo que era bueno sigue siéndolo... aunque, leído de nuevo, quizás me sobre la última frase. Es como explicar lo que ya está explicado. Pero vamos, es un detalle mínimo. El micro es espléndido.

Javier Reiriz Villar dijo...

Las arrugas profundas se pueden disimular, pero nunca borrar. Estupendo, Carmen.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.