miércoles, 6 de mayo de 2015

VUELTAS.

VUELTAS.

Me agarraba la mano con fuerza para no perder el ritmo y lograr que diera vueltas con la adecuada cadencia. Su seguridad y aquellos ojos fijos en los míos, me fascinaba.

Conseguía que mantener los giros cada vez más rápidos fuera algo  sencillo y ligero, sin perder nunca la armonía del movimiento. Su cuerpo junto al mío y el olor a especias que desprendía, me atolondraba. Trataba de no fallar, manteniendo el compás que ella marcaba en las vueltas cada vez más rápidas…

Y de pronto…


—Luis, si no prestas más atención saldrán grumos en la bechamel ¿En qué estás pensando?

CARMEN FABRE.

2 comentarios:

JOSEP Mª Panades dijo...

Por lo menos, mientras duró su ensueño fue feliz. Por lo menos, algo hicieron juntos. Luego, el desencanto pondrá las cosas en su sitio.
Me ha gustado mucho y la sorpresa lo ha acabado de mejorar.
Un abrazo.

Mcarmen Fabre dijo...

Muchas gracias, Josep¡
Besos¡¡

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.