lunes, 30 de abril de 2012

LA ESPERA


La noche puede al atardece. El latido de la ciudad merma, se elevan los fantasmas de la retirada.

Miro el reloj y las estrellas que aparecen bailan un tango macabro  con el tiempo y el olvido.

No vendrá, tampoco hoy vendrá.

Se me olvida siempre que no se puede conjugar lo eterno con lo humano.

CARMEN FABRE

3 comentarios:

Mari Carmen Azkona dijo...

Carmen, menudas entregas tan hermosas nos estás dejando. Si el insomnio te sienta bien, la espera lo hace mejor...

Es un bello texto que me ha llevado a reflexionar sobre la eternidad y el tiempo. Y aunque son difíciles de conjugar, yo si creo que hay ocasiones en los que se pude vivir una eternidad en un instante.

Besos y un fuerte abrazo, continua regalándonos perlas como ésta.

CARMEN dijo...

Gracias, Mari Carmen. Efectivamente la eternidad se puede vivir en un instante, tengo otra prosa puesta en el blog que se llama así. ETERNIDAD.

Besos y gracias por tu visita, siempre presente .

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.