viernes, 30 de noviembre de 2012

CIRUGÍA.





El quirófano está preparado para otra operación a corazón abierto, todo se encuentra aséptico y el blanco luminoso de las luces contrasta con las batas verdes de médicos y enfermeras.


El cirujano abre el corazón y un enjambre de mariposas sale volando formando una nube multicolor, un aroma a flores y tierra mojada impregna toda la estancia, polvo de hadas aparece entre las aurículas y un canto de sirenas envuelve a todos.


-Hay que cerrar, no tiene solución- dice el médico- Un caso más de Obstrucción Onírica.


CARMEN FABRE

4 comentarios:

Laura Olalla dijo...

Felicitaciones, Carmen, me encanta. Un beso

Manuel dijo...

Pues me apunto a la Obstrucción Onírica... Hermoso relato, Carmen.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias LAURA. Un besazo. Siempre pendiente.

Mcarmen Fabre dijo...

Yo también Manuel, yo también.. Te echaba de menos por aqui.Gracias por tu tiempo y lectura, amigo

Un beso

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.