sábado, 25 de enero de 2014

LA ESPERA.

 LA ESPERA.

Lleva mucho tiempo en esa esquina, inquieto y  mirando de un lado a otro de la calle cada poco tiempo.

A su lado, en el suelo, entre sus piernas, hay una bolsa de deporte a la que no quita ojo. Debe  esperar a alguien por eso está tan impaciente.

A lo lejos se acerca  una mujer.

El desconocido la ve  y se desplaza hacia ella agarrando la bolsa con fuerza.

Están uno frente al otro. Ella le dice algo acercando su boca al oído de él.

Se va.

Él se queda con la vista fija en el reloj digital de la plaza y parece murmura algo…


Leo sus labios: Cinco, cuatro, tres, dos…

CARMEN FABRE.

2 comentarios:

Mari Carmen Azkona dijo...

Cada palabra un fotograma, cada frase una escena. Nada falta ni sobre en esta historia. Ni siquiera los segundos que no dejan de sonar dentro de mi cabeza. Me gusta.

Besos y abrazos.

Mcarmen Fabre dijo...

Muchas gracias, Mari Carmen. Es un comentario precioso.

Besos.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.