lunes, 3 de febrero de 2014

SÍSIFO.

.
SÍSIFO.

Cada día es  una lucha sorda  para ascender las horas.

Un combate perdido de antemano.

 Los mismos gestos, las mismas acciones, el orden invariable, monótono…Todo consiste en acabarla jornada en la cima empujando una piedra más pesada que la del héroe para, a la mañana siguiente, volver a empezar.

Y ese lastre de la nada sin alcanzar nunca la meta, sin llegar al final, sin atracar en ningún puerto…

 Y siempre con  el alma hueca y con las manos vacías.

CARMEN FABRE.


2 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Tocado por Sísifo, lo reconozco. Atrapado por cuanto sugiere ese mito desde que, hace ya algunos añitos, leí el ensayo de Camus. Para mí, la más aproximada definición a eso que llamamos vida.
Abrazos, siempre

Mcarmen Fabre dijo...

Muchas gracias por tu visita, Amando.

Otro abrazo para ti.

Publicar un comentario

Gracias por visitarme.